Saltar al contenido

Libertad de expresión más que un derecho, una ley

nube-palabras-etica-ciudadania_1-672x372

 

Desde los tiempos antepasado, donde comienzan haber comunicaciones entre seres humanos y a eres humanos, las ideas que estos refieren suelen ser por lo general opuestas. Es así como la libertad de expresión de nuestras ideas se vuelve no una opción sino una ley, un derecho que nos corresponde por ser seres humanos.

 

El amor por el poder dentro de las naciones trae consigo una disputas de mentes e ideales que se conoce como política. Es de acá que comienzan a existir si se quiere separaciones sociales, pues la gente se inclina a un ideal u a otro, los llamados movimientos derechistas o movimientos izquierdistas, sin olvidar los centralistas, todos alegan un bienestar social, todos alegan luchar por la libertad de los pueblos, dentro de esta libertad está implícita la libertad de expresión.

 

En los últimos tiempos se han alzado cientos de movimientos en pro de la democracia y la participación. En su mayorías estudiantes universitarios, quienes traen consigo ideas modernas y conocimientos académicos en materia de política, diálogo y libertad, por ello en estas últimas apariciones juveniles no sólo el sector juvenil contemporáneo se identifica con ellos y sus ideas de libertad y sus gobierno, sino también la población mayor en años, también muestra gran auge e interés en esta juventud política.

 

Proponiendo solución a  verdaderas problemáticas nacionales, los jóvenes prometen luchar siempre por estas problemáticas, ya que en efecto en necesidad de solución de esa problemática, ellos han nacido y fundado su movimiento. Aunque las ideas suenan prometedoras y muy vanguardistas, veteranos en el mundo político acabaron con muchas de estas voces de forma aplastante, alegando inexperticia y falta de carrera política. Los jóvenes conscientes de que este sería un talón de aquiles se muestran preparados para responder a estas críticas. Alegando que en la preparación académica estará el factor cambio y la diferencia para gobernar. El conocimientos es poder, el conocimiento es libertad.