Saltar al contenido

Descubre si tu hijo(a) es víctima del Bullying y de qué manera puedes ayudarlo

El acoso infantil, implica aquellas acciones entre niños, en las cuales uno de ellos o un grupo, pretende controlar el comportamiento de otro, vulnerando o afectando su estabilidad emocional y seguridad personal. Por lo general, se manifiesta en el ámbito escolar, por ser el lugar donde más tiempo interactúan los niños. No obstante, es posible encontrar signos de acoso infantil aunque en menor medida, entre hermanos, grupos de actividades recreativas o en el vecindario.

Lo importante, es aprender a interpretar como adultos pero sobre todo como padres, aquellos signos que nos hablan de la posible existencia de una situación de acoso infantil. Por ello, si sospechas que tu hijo puede ser víctima de Bullying u otro tipo de acoso infantil, busca alguna de las siguientes evidencias:

Cambios bruscos en su conducta, humor y forma de interrelacionarse con las demás personas.

El niño, se siente cómodo en casa, pero al momento de tener que acudir a la escuela (o sitios donde tiene contacto con otros niños) manifiesta repentinas dolencias y afecciones.

Pone excusas, para no acudir a la escuela.

Regresa al hogar con signos de violencia en ropa, útiles escolares e incluso en el cuerpo.

Además, de todo lo anteriormente señalado, la comunicación es muy importante ante cualquier sospecha de acoso infantil. Y es que, aun cuando la mayoría de los niños víctimas de Bullying no manifiestan la situación, por temor a agravarla, e incluso son capaces de no demostrar señales visibles de ello, la comunicación padres e hijo es fundamental, pues como conocedores de sus reacciones, es posible detectar signos en su lenguaje no verbal, que indiquen alguna alarma o por el contrario, descarten la situación.

¿Qué hacer si se identifica el acoso a tu hijo?

En primer lugar, se debe brindar todo el apoyo y confianza al niño, sentir que le proteges pero también, que debe aprender a defender sus derechos de forma asertiva (aunque claro, esto tomará algo de tiempo).

Se debe acudir ante los responsables del lugar donde se da lugar a la situación de acoso infantil, para que tomen medidas pertinentes.

Conversar con los padres de los niños acosadores de manera civilizada puede resultar.

Brindar apoyo terapéutico a las partes involucradas.

Por último, si crees que la situación se hace cada vez más grave, no dudes en acudir a las autoridades competentes.