Saltar al contenido

Ciclo de manejo de desechos sólidos en las grandes ciudades

Toda actividad humana, genera un impacto en el ambiente donde tiene lugar y más allá también. Por ello, es bien sabido que incluso las labores de tipo rural, por muy ecológicas que parezcan generan consecuencias en el ecosistema, lo que se puede lograr es una reducción de las mismas.

Ahora bien, en el caso de las ciudades, el proceso relativo a la generación de residuos o desechos sólidos (comúnmente basura), ocurre de manera distinta. Y es que si entendemos por desechos sólidos, todos aquellos objetos, elementos e incluso sustancias (paradójico a lo de “sólidos”) que se originan posterior a alguna actividad de tipo comercial, industrial o residencial, entonces es posible entrever, que en las áreas urbanas, esto se genera diariamente y en cantidades inimaginables.

Dicho de otra manera, los desechos sólidos, se encuentran compuestos por materia orgánica, papel y cartón, plásticos, vidrios, metales, y residuos o escombros resultados de labores de construcción. Estos desechos no deben ser arrojados al ambiente sin previo tratamiento. Pues terminaran por contaminar las aguas, atmosfera, los suelos y por supuesto en entorno en general. Entonces ¿Qué se debe hacer?

Proceso de tratamiento de desechos sólidos

Una vez, se originan los desechos sólidos, estos desde el primer momento deben ser categorizados según su constitución. Esto permite que tenga lugar un proceso de reciclado, en aquellos lugares en los cuales existan dichos planes (esperemos todas las ciudades tengan).

Ahora bien, los desechos constituidos por restos de comidas, frutas, verduras y demás, pueden utilizarse para crear compostas, es decir, material que rico en nutrientes se utiliza para alimentar a los suelos agrícolas.

En el caso del vidrio, este pasa por un proceso de purificación a grandes temperaturas, desde lo cual incluso modificando su forma, puede reutilizarse para otros fines de manera segura y limpia.

El papel y cartón, también pueden ser reciclados. Algunos metales, se reutilizan.

Ahora bien, el resto de residuos, deberán llevarse a un relleno sanitario, alejado de la ciudad, para proceder a su vertido y cubrimiento, considerando esta forma, una solución de menor impacto para el ambiente, aunque actualmente se estudian nuevas alternativas, sobre todo para darle tratamiento a aquellos residuos como baterías, pilas y desechos vehiculares, que son altamente contaminantes pero requieren de mayor tiempo para descomponerse.

Lo que no debe hacerse es quemar basura, pues la contaminación es aun mayor y más tóxica.